Ora et Labora

Nuevo

Un juego de  Uwe Rosenberg sobre economía monástica en la Edad Media. Hasta el prior de un monasterio sabe que no todo se reduce a la oración. A quien madruga Dios le ayuda, por supuesto, pero para eso antes hay que trabajar duro...

Más detalles

Este producto ya no está disponible

  • Haz una pregunta sobre este producto.
  • Envíanos tus preguntas sobre este producto

    Ora et Labora

    Ora et Labora

    Un juego de  Uwe Rosenberg sobre economía monástica en la Edad Media. Hasta el prior de un monasterio sabe que no todo se reduce a la oración. A quien madruga Dios le ayuda, por supuesto, pero para eso antes hay que trabajar duro...

    Rellena todos los campos para enviarnos tu pregunta. Gracias :

    * Campos obligatorios

    Fabricante: HOMOLUDICUS

    28,50 €

    -50%

    56,99 €

    Añadir a la lista de deseos

    Pago seguro

    Devoluciones

    Envíos 24h.

    Gratis o 3.75 €

    Stock real

    Experiencia

    672 403 198

    Julián Zugazagoitia, 5 - Lonja 2
    48003 Bilbao

    ¿Enfundamos tus cartas?

    Número de cartas:110
    Tipo de fundas para cartasFormato EUROPEO MINI: "45 X 68 mm Fundas Mayday Mini Euro 100 unidades (azul)" Ó "44 X 68 mm Fundas FFG Juego de mesa Europeo Mini (rojas)." VER PRODUCTOS RELACIONADOS PARA COMPRAR

    Más

    Un juego sobre economía monástica en la Edad Media. Hasta el prior de un monasterio sabe que no todo se reduce a la oración. A quien madruga Dios le ayuda, por supuesto, pero para eso antes hay que trabajar duro...

    Con Ora et Labora te pondrás a la cabeza de un monasterio medieval como su prior. Consigue tierras, obtén recursos y construye edificios para obtener una infraestructura de trabajo que te permita fabricar artículos a cada cual más codiciado.

    Ora et Labora, es el quinto juego "grande" de Uwe Rosenberg

    Reseñas

    Escribe tu opinión

    Ora et Labora

    Ora et Labora

    Un juego de  Uwe Rosenberg sobre economía monástica en la Edad Media. Hasta el prior de un monasterio sabe que no todo se reduce a la oración. A quien madruga Dios le ayuda, por supuesto, pero para eso antes hay que trabajar duro...

    Escribe tu opinión